En el Cristianismo, los arcángeles son una categoría de ángeles. Constituyen uno de los nueve coros de la jerarquía angelical. Los arcángeles son los penúltimos, antes de los propios ángeles (tal y como lo indica el prefijo arc, que significa superior).

Los siete nombres aceptados por la Iglesia Católica (se cree en los otros cuatro, pero no se saben los nombres reales) son:

Según el Canon bíblico (excluyendo el texto apócrifo), solo se llama arcángel a Miguel, y Gabriel es un ángel mensajero. Sólo se menciona a Rafael en el Libro de Tobías, que es deuterocanónico, por lo que es reconocido por las comunidades judías de la Diáspora, por todas las iglesias cristianas ortodoxas, y también por la iglesia católica romana, pero ha sido rechazado por los judíos rabínicos jerosolimitanos y por los protestantes.

Miguel, Rafael e Gabriel

La palabra “Arcángel” viene del griego αρχάγγελος (archángelos) “Arcángel”, palabra que aparece sólo dos veces en la biblia,1 ambas reflejadas en el nuevo testamento escrito en este idioma, el antiguo prefijo griego αρχ- (arc-), o en otra forma del prefijo άρχω (arco) significa “que gobierna, que dirige, que comanda, que lidera” + άγγελος (ángelos) que significa “mensajero”. A partir de estas raíces, el significado dado es de “Ángel Jefe”,o “Ángel Principal”según la sintaxis del idioma griego,6 Cabe destacar que el prefijo “αρχ” indica supremacía, uno de los primeros en su clase o liderazgo ante determinado grupo, por tanto podría traducirse el término como “Capitán de los Ángeles” o “Uno de los primeros ángeles”.7 Otra forma de la palabra es “αρχαγγελου” que significa “del arcángel”.

Es importante tener en cuenta que el término “arcángel” como todo adjetivo del Griego antiguo aplica en plural, dual y singular.

A partir de aquí, hay distintas interpretaciones según las distintas creencias en cuanto a la cantidad de arcángeles que hay y sus identidades. Tratemos de exponer ahora todos los puntos de vista.