2. Bulle mi corazón de palabras graciosas; voy a recitar mi poema para un rey: es mi lengua la pluma de un escriba veloz.3. Eres hermoso, el más hermoso de los hijos de Adán, la gracia está derramada en tus labios. Por eso Dios te bendijo para siempre.

4. Ciñe tu espada a tu costado, oh bravo, en tu gloria y tu esplendor

5. marcha, cabalga, por la causa de la verdad, de la piedad, de la justicia. ¡Tensa la cuerda en el arco, que hace terrible tu derecha!

6. Agudas son tus flechas, bajo tus pies están los pueblos, desmaya el corazón de los enemigos del rey.

7. Tu trono es de Dios para siempre jamás; un cetro de equidad, el cetro de tu reino;

8. tú amas la justicia y odias la impiedad. Por eso Dios, tu Dios, te ha ungido con óleo de alegría más que a tus compañeros;

9. a mirra y áloe y acasia huelen tus vestidos. Desde palacios de marfil las arpas te recrean.

10. Hijas de reyes hay entre tus preferidas; a tu diestra está  la reina, enjoyada con oro de Ofir.

11. Escucha, hija, mira y pon atento el oído, olvida tu pueblo y la casa de tu padre,

12. porque el rey está prendado de tu belleza. El es tu Señor, ¡póstrate ante él!

13. La hija de Tiro con presentes, y los más ricos pueblos recrearán tu semblante.

14. Toda espléndida, la hija del rey, va adentro, con vestidos en oro recamados;

15. con sus brocados el llevada ante el rey. Vírgenes tras ella, compañeras suyas, donde él son introducidas;

16. entre alborozo y regocijo avanzan, al entrar en el palacio del rey.

17. En lugar de tus padres, tendrás hijos; príncipes los harás sobre toda la tierra.

18. ¡Logre yo hacer tu nombre memorable por todas las generaciones, y los pueblos te alaben por los siglos de los siglos!

Inmaculada pintura de Murillo 20111207173819c3651b