Y cuan maravilloso es el caliz mio, que santamente embriaga