En aquel tiempo, dos ciegos seguían a Jesús, gritando: “Ten compasión de nosotros, hijo de David.” Al llegar a la casa se le acercaron los ciegos, y Jesús les dijo: “¿Creéis que puedo hacerlo?” Contestaron: “Sí, Señor.” Entonces les tocó los ojos, diciendo: “Que os suceda conforme a vuestra fe.” Y se les abrieron los ojos.
Jesús les ordenó severamente: “¡Cuidado con que lo sepa alguien!” Pero ellos, al salir, hablaron de él por toda la comarca.