Los tronos, también conocidos como Ophanim, son, en la teología cristiana, el tercero de los coros, o tipos, de la más alta categoría de ángeles, tras los serafines y querubines.

Sostienen el trono de Dios, que dirige directamente su categoría, y transmiten Su voluntad a las demás. Suelen ser representados con alas multicolores.

A los discípulos de Jesucristo, a los llamados apóstoles del cordero se les ofrecen doce tronos para gobernar. De manera que son niveles de reyes sobre los hombres.

20121025-194255.jpg